13 abr. 2009

Pobre Bergen


Acabo de llegar a casa. Llego de Bergen (o mejor dicho, de las afueras de Bergen) donde estuve toda una semana de vacaciones por la Pascua. Bergen es una ciudad que me gusta y que no. Ya he estado alla varias veces, mi marido es de alla y casi toda su familia vive en los alrededores. Cuando me mudé a Noruega, mi primer destino fue esa ciudad, pero solo me tocó conocer el aeropuerto, un supermercado y las largas carreteras que me llevaron al diminuto pueblito donde mis suegros tienen una casa de campo. Yo que venía de Buenos Aires y que, en mi ignorancia, imaginaba Noruega como un país moderno (digamos en el exterior), me sentí perdida totalmente. Ese día llovía (como dicen que siempre llueve en Bergen) y las carreteras me parecieron tristes y grises, el bosque me intimidó y, seguramente por el cansancio del viaje, yo solo quería dormir y dormir y no pensar en nada mas.

Luego, fui a Bergen de visita nuevamente y aunque había sol y se sentía un ambiente festivo (verano) me pareció la ciudad mas cara del mundo!! Habían pocas cosas ricas para comer y ni siquiera podía comprarme lo que quería por que estabamos ajustados economicamente y por otras razones que algún dia me atreveré a contar.  En otra ocasión estaba sentada en la piedra azul (los que viven en Bergen saben) en el centro, esperando que mi marido me traiga un heladito, cuando siento un pinchazo en el brazo, automaticamente siento como una corriente eléctrica que me recorre el cuerpo, y luego una especie de ácido que corre a lo largo del brazo y el dolor era insoportable, tanto que grité y la gente del alrededor se quedó mirandome. ¿Que pasó? Me había picado una avispa!!! (Hasta ahora tengo la marca de una quemadura en el brazo) Asi que a partir de ese momento le tengo terror a pasar por la piedra azul.

Bergen es una ciudad linda, es mas grande que Trondheim y la comunidad latina es más significativa. También tengo un buen amigo viviendo alla. Sin embargo, cosas que me han tocado vivir alla y la relación que tiene con la familia de mi marido (muy compleja como para explicarla ahora) me hace rechazarla. Pobre Bergen, pobre ciudad que no tiene nada que ver con mis problemas, pero que no dejo de relacionarla con ellos, pobre porque casi siempre ha sido amable conmigo y la mayoría de veces me han tocado los mejores días de sol que puedo recordar en Noruega.

5 comentarios:

Françoise dijo...

Y porque no visitaste a Macarena? seguro que con ella empiezas a cambiar la perspectiva de la ciudad! no se, al menos a mi me da esa impresion!
A veces pasa no? hay cosas que no tienen la culpa de nada y uno se las lleva como espinas en el corazon, a mi particularmente me pasa con un sitio que hasta me da pena decirlo, es absurdo... Machu Picchu... me paso algo tan horrible alla que la verdad por mas que intento, no logro sacarme ese sabor agridulce.... en fin...

Anti ama de casa desesperada dijo...

Sí pues, creo que con una chica como Macarena las cosas hubieran sido mas divertidas, pero lamentablemente una de los problemas atados a Bergen es que no tengo la libertad de moverme en esa ciudad, por lo tanto una visita improvisada no hubiera funcionado para mi. Mi libertad, iniciativa, todo esta restringido por alla. Pero un dia voy a ir sin decirle nada a la family del marido, y asi voy a tener tiempo para todo lo que quiero ;) Al marido si lo llevo, si tiene tiempo claro :)

Anti ama de casa desesperada dijo...

Francoise: Que lamentable lo de Machu Picchu, justo te paso algo feito en mi pais... pero es así, los lugares no tienen la culpa, son simples victimas también.
Oye, suerte :)

Florencia dijo...

Nunca estuve, pero la visitaré en julio creo, ya que mi marido vivió muchos años allá y casi todos sus amigos quedaron en esa ciudad. Yo tengo muy buenas referencias y a él le gustaría en un futuro volver a vivir ahí.
El lunes 27 llego a territorio vikingo. Tenés mi mail no?. Digo, por si por alguna de esas casualidades te hacés un viajecito por Stavanger ;)No sé si te conté porque ando medio despistada con la mudanza, pero Enna se volvió a vivir allá.
Besos

Anti ama de casa desesperada dijo...

Hola Florencia!
Que lindo leerte escribir "mi marido", recuerdo que para mi las primeras veces fueron tan emocionantes, no me creía!!
Che, Enna se regresó? Que raro, pensé que adoraba vivir en Baires... le voy a escribir en estos dias para saber mas de ella.
No conozco Stavanger, pero toda ciudad que este al sur de Trondheim se me hace interesante, de todas maneras nos tenemos que ver cuando me de una vuelta por alla :)
Ya falta poco para que llegues!!!