30 sept. 2008

Maldito Murphy

Tiene que pasar que cuando mi marido se va de viaje, me enfermo.
Se fue de la casa a las 7 rumbo al aeropuerto, me volví a meter a la cama para dormir un rato mas y me desperté con un dolor horrible pero perfectamente reconocible: calculos renales.
Los tengo desde hace unos 5 años y en este año ya van dos veces que tengo los colicos. Esta fue la primera vez en Noruega. Ni siquiera sabia el numero de un taxi para que me lleven al hospital!! y a esa hora todos mis amigos estaban durmiendo y nadie contestó el celular!
Afortunadamente mi vecina estaba despierta (tocando guitarra) y ella me ayudó a llamar el taxi y me embarco al hospital. La tuve que convencer para que no se meta conmigo al taxi. Re buena onda la chica.
Ya estando en el hospital con el dolor que no me dejaba ni caminar, pedia a gritos un analgesico. Pues estaban mas preocupados en si era alergica o no, y se demoraron muchisimo. Igual cuando siento mucho dolor las venas se vuelven finitas y es recontra dificil inyectar. Me tuvieron que poner calmantes tambien porque hiperventilé y no podía ni mover los dedos. Ni es noruego podia hablar :(
Volvía a casa con pastillas, por ahora van funcionando bien pero le tengo miedo a la noche.
Igual tengo todo a mano para correr al hospital otra vez.
Mi marido esta en Oslo trabajando y todavia no le he contado nada. No quiero preocuparlo porque se volvería abandonando todo y realmente no hay mucho que el pueda hacer volviendo.
Igual, sería mejor que estuviera aqui no? No importa, vuelve pronto!

No hay comentarios: