14 ago. 2008

Que tristeza

Apenas llegamos de nuestras vacaciones en Latinoamerica tuvimos que ir al supermercado para proveernos la comida de la semana. Pues ahí, justo al dar el primer paso dentro del supermercado, me di cuenta que estaba en Noruega nuevamente.
No habían pasillos repletos de dulces, ni amables señoritas que te ofrecen degustar sus productos, ni pilas enormes de fruta fresca y barata. No, solo habían cajas y cajas de productos congelados, mitad de los cuales son incomibles (segun mi gusto), cortes de carnes menudas y carisima, y fruta de estación que no deja de ser super cara tampoco. Y es mas, me atrevo a decir que a los supermercados les falta alegría!! Hay siempre 4 gatos que estan comprando y una o dos cajeras que atienden todo el supermercado. No hay musica, ni juegos para niños, ni productos novedosos. Todo esta amontonado como si no les interesara que los productos se vean atractivos, muchas veces ni siquiera los sacan de sus cajas.
Y llegó a ser tanta mi sorpresa cuando quize comprar caramelos y solo habian estos sabores: Cactus, Salvia y Salty. Perdón, pero donde quedó la frutilla y el limón???
Plop!

1 comentario:

titab dijo...

es alucinante!!!! Dulces???noo aqui saben a sal!!! Lakerol?? augggg!! Si definitivamente amo los supermecados de mi tierra y sobretodo los hiper centros comerciales, con colores olores y sabores...