12 oct. 2008

Eso que a nadie le gusta escuchar

En mi vida he escuchado dos veces los gemidos de placer de una mujer. La primera vez fue hace poco mas de dos años, estaba de vacaciones en Lima con Trygve y mi hermana nos invitó a pasar un fin de semana en una casa de playa que habían alquilado conjuntamente con otra pareja de amigos.

La casa tenía tres habitaciones y mi maridito y yo nos quedamos en una que estaba al ladito de la de los amigos de mi hermana. Todo muy bien hasta que nos damos las buenas noches y cada uno se mete a su cuartito. Pues no habrían pasado ni veinte minutos desde que nos acostamos para escuchar los gritos increibles de la chica.... que eran absolutamente FINGIDOS!!! porque si de algo estoy segura es que esos gritos eran mas falsos que billete de 3 dolares. A la mañana siguiente la parejita esta no dijo nada (tampoco imagino que habrian podido decir) pero el mal recuerdo no me lo quité nunca. Y para clara muestra de que mi hermana y yo nos entendemos muy bien es que con una sola mirada, nos lo dijimos todo!

La segunda ocasión que me tocó ser testigo, no presencial pero si auditivo, de estas expresiones vocales fue ayer. Aqui las casas tienen isolación, es decir que las paredes de madera estan rellenas de un material tipo esponja que no permite que se filtre el frio ni el ruido. Pues bueno, lo que mi vecina olvidó es que por mas isolación que uno tenga, cuando las ventanas estan abiertas se escucha todo. Eran las 10.30 de la mañana de un sabado, yo alistandome para salir cuando empieza el show. Juro que primero pensé que era una pelea de gatos (hay un monton ultimamente en el patio de la casa) pero luego me di cuenta que era la vecina del segundo piso. Ese si que no era fingido!

2 comentarios:

kary dijo...

jajajaja a mi me pasó en un hotelito, chica toda la noche dale que te doy,jajjaja,por la mañana cuando nos levantamos y oí su puerta abrir, yo disimuladamente abrí la mía para ver de quien se trataba,jajaja por curiosidad, y eran una parejita de 16 añitos más o menos, entonces comprendí, con esa vitalidad....
besotes

Anti ama de casa desesperada dijo...

jajaja, tan jovencitos.... imparables!
No quiero pensar que estoy tan vieja pero a veces creo que me hacen falta vitaminas!!
Gracias por pasar :)