10 oct. 2008

Amerika/América

AMERIKA

Odd Børretzen

Jeg vet ikke når folk begynte å drømme om Amerika.
Lenge før Colombus drømte folk om Amerika, tror jeg –
et sted med evige blomster,
hvor alle var frie og lykkelige
og ingen behøvde å ta av seg hatten for noen –
hvis de ikke ville det selv.
Et smilende paradis
hvor kjærligheten varer evig,
hvor alderdommen er vakker,
et sted uten lukt.

Vi drømte om Amerika,
hvor vestavinden bor.
Vi drømte om Amerika,
hvor honningblomster gror,
hvor himmelen er stor og blå, 
med stjerner og med striper på.
Vi drømte om Amerika,
men ikke lenger nå.
Nei, ikke lenger nå.

I 1945 – ja, før det, men også i 1945,
visste i hvert fall jeg hva jeg skulle bli når jeg ble stor:
Jeg skulle bli amerikaner.
Den våren kom de første amerikanske filmene på kino.
Det var filmer fra Stillehavskrigen,
der amerikanerne stod med krumme knær på jungelstiene
og skjøt japanere med US-karabin.
Og japanerne var stygge med utstående tenner og utstående ribbein,
mens amerikanerne var tapre, vakre, kortklipte og udødelige,
og døde de allikevel,
så gjorde de det med et tappert smil og sa:
”Give this letter to my mother. She will understand.”
Mens japanerne døde som mark og ormer,
og vi hadde ingen medlidenhet med dem.
Og i tillegg til å være stygge, så var de redselsfullt dumme –
de var så dumme at de snakket gebrokkent engelsk
selv når de snakket med hverandre.

Jeg vet at vi drømte om Amerika til langt opp i 60-årene.
Et luktfritt land bak havet,
hvor alle hadde bil og hvite tenner.

Vi drømte om Amerika,
hvor håpet er så grønt.
Vi drømte om Amerika,
hvor alt er stort og skjønt,
hvor formuer og damers bryst er store
til å hvile på.
Vi drømte om Amerika,
men ikke lenger nå.
Nei, ikke lenger nå.

Jeg vet ikke akkurat når det sluttet,
men en dag var det slutt.
En gang ut i 60-årene slutter vi ikke bare å elske Amerika som en gud.
Da begynte vi å hate Amerika som en fallen gud.
Og det er ingenting som faller så tungt, så hardt og så dypt
som for eksempel en gud,
som viser seg ikke å være en gud, men bare Amerika.
Da fikk Amerika slylda ikke bare for Vietnamkrigen og miljøkatastrofen, men også for eksempel for privatbilismen, og største skylda fikk jo han som oppdaget Amerika:
Nå, 487 år etter sin død,
får Cristopher Colombus ikke bare skylda for slavehandelen fra Vest-Afrika, men også for mordet på Kennedy og for all verdens trafikkulykker.
Nå sier de at Colombus var en dritt,
for det var han som oppdaget Amerika i 1492. 

Segun mi libre traducción:

AMERICA

Yo no se cuando la gente comenzó a soñar con América.
Mucho antes que Colón sueñe gente en América, creo yo -
un lugar con flores eternas,
donde todos eran libres y felices
y nadie necesitaba sacarse el sombrero por alguien
si así no lo querían.
Un paraíso sonriente
donde el amor duraba eternamente,
donde la vejez era bella,
un lugar sin mal olor.

Soñábamos con América,
donde vive el viento del oeste.
Soñábamos con América,
donde crecen las flores de miel,
donde el cielo es grade y azul,
con estrellas y con rayas encima.
Soñábamos con América,
pero ya no más.
No, ya no más.

En 1945 – si, antes de eso, pero también en 1945,
supe yo, al menos, que iba a ser cuando fuera grande.
Yo iba a ser americano.
Esa primavera llegaron las primeras películas americanas al cine.
Eran películas sobre la Guerra en el Océano Pacífico,
allí los americanos estaban con las rodillas dobladas en los senderos de la selva y disparaban contra los japoneses con carabinas americanas.
Y los japoneses eran feos, con dientes salidos y costillas protuberantes, 
mientras los americanos eran valientes, bellos, con el cabello corto e inmortales
y si de todas maneras morían,
entonces lo hacían con una sonrisa valiente y decían:
“Dale esta carta a mi madre. Ella entenderá”.
Mientras los japoneses morían como lombrices y gusanos,
y no teníamos ninguna compasión con ellos.
Y además de ser feos, eran increíblemente tontos –
tan tontos eran que hablaban horriblemente ingles
Incluso cuando hablaban entre ellos.

Yo se que soñamos con América hasta avanzados los años sesenta.
Un país con olor a libertad detrás del océano,
donde todos tenían auto y los dientes blancos.

Soñábamos con América,
donde la esperanza era verde.
Soñábamos con América,
donde todo era grande y maravilloso,
donde las fortunas y los pechos de las mujeres eran grandes
para reposar sobre ellos.
Soñábamos con América,
pero ya no más.
No, ya no más.

Yo no sé exactamente cuando terminó,
pero un día fue el final.
Una vez, a fines de los años sesenta, terminamos no solo de amar a América como un dios.
Entonces comenzamos a odiar a América como un dios caído.
Y no hay cosa que caiga tan pesada, tan fuerte y tan profundo,
como por ejemplo un dios,
que se muestra que no es un dios, pero solo América.
Entonces América recibió la culpa no solo por la Guerra de Vietnam y la catástrofe ambiental, sino también, por ejemplo, por el tráfico privado, y mayor culpa todavía recibió el que descubrió América.
Ahora, 487 años después de su muerte,
recibe Cristóbal Colón no solo la culpa por el tráfico de esclavos de Africa Occidental, sino también por el asesinato de Kennedy y for los accidentes de transito de todo el mundo.
Ahora dicen ellos que Colón era mierda,
porque fue él quien descubrió América en 1492.

Børretzen es un trovador noruego o, como dijo Trygve, lo que sería un rapero en su tiempo. Nos pasaron la trova en clase, con musica y todo. Me pareció super interesante porque describe la relación amor/odio entre Noruega y los Estados Unidos.

No hay comentarios: