20 ago. 2014

Creatividad

El medio de transporte más popular en Malawi, además de los propios pies, es la bicicleta. Ya he mencionado en otro post la precariedad del transporte en Malawi. Tanto del privado como del público. Aquí el ciudadano promedio no tiene plata ni para comprarse una bicicleta. Muy poca gente fuera de la ciudad tiene acceso al transporte público (de muy mala calidad por cierto).

En mi pueblo, la bicicleta sirve para muchas más cosas que las “normales”. Creo que nadie la usa como un instrumento recreativo. Aquí la bicicleta es, primero que todo, un instrumento de transporte. Sirve para desplazarse grandes distancias. De pueblo a pueblo, desde las aldeas al pueblo, etc. Además la bicicleta es el medio de carga más económico. La gente lleva cantidades enormes de mercadería sobre las bicicletas. Llevan pilas altísimas de leña, varios sacos de carbón o harina de maíz, muebles (sillas, mesas), animales (gallinas, 2 o 3 cabras, 1 ternero), materiales de construcción (cemento, láminas de hojalata) y hasta he visto que llevan una bicicleta sobre otra!



Además la bicicleta sirve como taxi. En mi pueblo no hay taxis (automóviles), es mas, en Lilongwe existen muy pocos y el servicio es muy precario. Entonces, si alguien tiene un poco de dinero que gastar, contrata un servicio de bicitaxi. Esto es muy popular en mi pueblo. Muchas personas invierten en la compra de una bicicleta y la adaptan para llevar una persona (o mas!) en la parte trasera. Las bicicletas tienen un pequeño cojín y una manijita para evitar caídas. Las bicicletas generalmente son muy viejas (parecen de la colonia!) y muchas no tienen frenos. Subirse a una es muchas veces más emocionante que subirse a una montaña rusa!

Lamentablemente, un accidente de bicicleta aquí puede tener consecuencias muy graves. Mi marido es el único en todo el pueblo que usa un casco cuando maneja bicicleta. Obviamente, el casco es tan caro que un malauí cualquiera no puede pagarlo (comenzando por la necesidad de ir a la capital para comprar uno). Hace unos meses, mi marido estaba volviendo de trabajar en una aldea lejana cuando unos hombres lo detuvieron para pedirle auxilio. Un ciclista estaba llevando una pila enorme de leña y en una mala maniobra perdió el equilibrio y la leña le cayó encima fracturándole al parecer varias costillas y la clavícula. Mi marido lo llevó en su camioneta al hospital y pudo observar como este hombre tenía la clavícula expuesta. 

No hay comentarios: