15/3/2009

¿Qué significa "nosotros"?

Cada vez que alguien manifiesta que “nosotros” seremos una minoría en nuestro propio país en cincuenta, cien o doscientos años, es necesario formular la pregunta más próxima: ¿Quienes somos “nosotros”?

De vez en cuando se presentan pronósticos sobre que tan grande será el porcentaje de inmigrantes o descendientes de inmigrantes al cabo de un determinado número de años en Noruega. Las proyecciones más radicales son refutadas, por supuesto, por la Oficina de Estadística noruega. Así, hace un par de años, esta oficina señaló que si cierto pronóstico era correcto, los musulmanes de todo el mundo vendrían simultáneamente a vivir a Noruega en el plazo de unas pocas generaciones.

Las proyecciones demográficas no son algo nuevo. Los alemanes nazis las realizaron en los años 30, los nacionalistas serbios alrededor de los 90, al mismo tiempo que los extremistas hutu intentaron demostrar que los tutsi se reproducen a mayor velocidad que los hutu.

Existen un par de problemas relacionados con proyecciones de este tipo. Uno de ellos tiene que ver con el método. “Si el actual crecimiento continúa” es una condición, pero el actual crecimiento casi nunca permanece igual. Esto fue demostrado por Kjell Aukrust, cuando sostuvo que los vikingos debieron tener una altura de 28 centímetros, basándose una regresión sobre la altura promedio de reclutas los años 1900. Y si alguien hubiera profetizado acerca del desarrollo demográfico en Noruega partiendo de las cifras desde 1850 hasta 1890, no hubiera habido nadie aquí para recibir a los primeros pakistaníes en 1970. La inmigración creció saludablemente durante este periodo, antes que comenzara a disminuir acercándose al cambio de siglo.

El otro problema es mas complicado, pero no menos importante. Recientemente el argumento que “los noruegos serán una minoría en Oslo en el 2050” ha sido, mas de una vez, presentado en una publicación. Muy aparte de que el “actual crecimiento” difícilmente continúe, hay una pregunta abierta sobre que se quiere decir con noruegos.

Aquí yace un “nosotros” implícito en este uso de la palabra “noruegos”, tácitamente: Existen dos tipos de personas, los llamados nosotros y ellos.

Entonces uno se pregunta: ¿Quién es noruego? ¿A quién incluye este “nosotros”, y quién queda excluido? Yo me atreví, hace poco, a formular esta pregunta a uno de los creadores de la proyección. La respuesta fue compleja, pero fue señalado, entre otras cosas, que era enormemente importante poder continuar clasificando a los “emigrantes de segunda generación” como emigrantes, aunque ellos hayan nacido y crecido en Noruega. Sino el “nosotros” no se convertiría en minoría. Finalmente fue dicho que se trata de “los valores que tenemos en común”. A mi me gustaría saber que querían decir con esta respuesta. Probablemente se referían al respeto por las reglas de juego democráticas y los principios idealistas como la igualdad entre géneros o la tolerancia a la homosexualidad. Tácitamente de nuevo: Los inmigrantes y sus hijos nunca serán una parte de nuestro “nosotros”, no importa cuanto ellos lo deseen. Por otro lado: ¿Quien tiene en realidad valores comunes con gente que usa su precioso tiempo para sospechar de las minorías?

En este contexto puede ser útil darse cuenta que una encuesta realizada en una serie de países musulmanes indica que el temor al fundamentalismo es mucho más grande que el temor a los Estados Unidos.

¿Cuáles son los criterios que se aplican entonces, si es tan importante definir el “nosotros” noruego? ¿Debe uno convertirse al cristianismo luterano? Difícilmente. En este caso ni yo ni la mayoría de personas que conozco serían noruegas. ¿Debe uno descender de los vikingos? Pues, hay suficientes buenos noruegos, por no decir representantes de nuestra sociedad, con apellidos alemanes, daneses o holandeses para que este criterio pueda sostenerse.

En principio, es noruego aquel que es ciudadano noruego, pero la nacionalidad noruega no es suficiente en la práctica para ser incluido en el gran “nosotros” nacional. Pero tampoco es siempre necesario. Hay muchos que participan en todas las imaginables arenas de la sociedad noruega sin ser ciudadano. Existe la identidad guión. Muchos se identifican como noruegos-africanos, noruegos-pakistaníes, etc. Ellos no son menos noruegos por esta condición.

Las fronteras son borrosas. El criterio más simple es el territorial: El que vive en Noruega es noruego. Pero en este caso, por ejemplo, los choferes de taxi pirata en Gran Canaria y sus clientes serían no noruegos, y esto no es cierto. El mejor criterio es por lo tanto, quizás, el idiomático. Nosotros los que nos sentimos en casa con una de las múltiples variaciones del noruego, somos noruegos. Entonces es posible convertirse en noruego.

En este caso, no es fácil saber si una u otra parte del “nosotros” o del “ellos” vivirá en Oslo al término de los siguientes cincuenta años. Por que no hay nadie que piense que la norueguidad tiene algo que ver con la raza blanca, ¿no es así?

Escrito por Thomas Hylland Eriksen, social antropólogo y escritor. Publicado en Magasinet el 13 de diciembre del 2008. La traducción es mia. Dejo constancia que mi nivel de noruego no es óptimo para estos menesteres pero me esforzé mucho en la tarea.

5 comentarios:

Florencia dijo...

Es un planteo muy interesante y el tema de la identidad es justamente el tema de mi tesis. Me sirve como material de consulta. La perspectiva de identidad relacional en ciencias sociales sostiene que la identidad está definida no por un conjunto de rasgos en común que puedan ser cuantificables y fácilmente identificables, sino por aquellos rasgos que los individuos creen que los diferencian de "los otros". O sea, no es algo de carácter objetivo, empíricamente observable. Entonces me pregunto: ¿hay algo realmente que distinga a un nosotros noruego/otros?. Probablemente haya tantas respuestas como personas y subjetividades por lo que se torna un problema muy complejo.
Me encanta el tema!
Besos

Saga dijo...

Es un tema súper interesante, realemente es algo en lo cual pienso y reflexiono a diario. En Suecia hay personas que dicen "es que muchos inmigrantes no quieren ser parte de la sociedad sueca", y pasan por alto la discriminación, que hace que muchísima gente, incluso gente nacida aquí, no es tratada como ciudadanos verdaderos. Quieren que los inmigrantes (y los hijos de los inmigrantes) estén rogando y pidiendo permiso para "entrar a la sociedad" (qué también significará eso).

En Suecia el partido Folkpartiet viene proponiendo desde hace un par de años que para ser ciudadano sueco tienes que pasar una prueba de (y eso ha variado un poco cada vez que lo han propuesto): sueco, cultura general de Suecia, las leyes suecas y/o los valores suecos.

Lo que más absurdo me parece es esa cuestión de “valores suecos”. ¿Cuáles son? Me imagino que los que lo proponen piensan cosas como igualdad, justicia, tolerancia, equidad de género, etc... Entonces me pregunto, ¿qué hacemos con los delincuentes suecos (o sea, los suecos suecos según Folkpartiet)? ¿Con los suecos que pegan a su esposa? ¿Con los rasistas? Tal vez podemos expulsarlos a Afghanistan...

Obviamente es un tema complicado, pero hablar de “nosotros” y “ellos” no concuera con la realidad, ni ayuda a solucionar los problemas de integración.

Gracias por escribir sobre el tema, y disculpa el comentario largo...

Saludos
Saga

(Y me parece que has hecho un buen trabajo con tu traducción! Yo estoy tratando de traducir un artículo sobre la educación de los niños, a ver cómo me sale...)

eMe.Hå. dijo...

a mi me parece que además de la buena traducción está muy interesante. Cuando yo he comentado sobre mi hijo y el que tengo que inscribirlo en la embajada chilena para que tenga la nacionalidad chilena me dicen y para que? si es noruego, para que quiere ser chileno?

les he dicho que es mitad noruego y mitad chileno, pero mis cercanos (familia, amigos, trabajo, todos norsk) no lo ven asi. El es noruego y punto. Yo soy extranjera y siempre lo sere y punto. creo que lo ven como hijo de noruego (aunque sea solo uno de los progenitores), nacido en noruega, criado en noruega (por ende con "valores" noruegos), que habla noruego, que parece noruego (aunque para mi parece mezcla, me llaman la atencion los comentarios de la gente cuando me dicen: vaya, es tu hijo? pero es que no parece! parece solo noruego :S), por ende, es noruego...

no se, es un tema complicado y que como extranjeras nos toca fuertemente.

Muy muy interesante!

Anti ama de casa desesperada dijo...

FLORENCIA: Tenes mucha razón en tus observaciones. Yo también creo que es un tema grande y complejo. No existen respuestas fijas, todo es muy subjetivo. Ahora, no sé si estoy tan de acuerdo con el autor cuando asegura que la clave es el lenguaje. Si fuera asi muchos inmigrantes antiguos o noruegos de ascendencia extranjera formarían parte del "nosotros" noruego, pero eso no pasa. Ojalá que algun dia exista una real integración. Por lo pronto, comenzamos bien aceptando que somos diferentes.

SAGA: Gracias por tu comentario! Planteas algo re interesante, que se hace con los noruegos que no comparten los valores generales de la sociedad, con los criminales, con los que no son protestantes, con los que no son monárquicos, etc,etc? Es tan dificil buscar una identidad! Muchas veces uno no se identifica ni con su propia familia!
Y si, la tolerancia tiene que venir de ambos lados. Los términos "inmigrantes de segunda generación" y "noruegos étnicos" en mi opinión sólo causan mayor separación entre las personas.
Gracias por pasar por aqui y suerte con tu traducción! Yo creo que lo vas a hacer mucho mejor que yo, tu nivel de español es realmente bueno, yo no podría escribir un blog en noruego, me falta mucho todavia!

MACARENA: Gracias! Oye, a ti te pasa lo contrario con tu hijo. Los noruegos lo reconocen como noruego, sin importarle que la madre sea chilena. A otros, que son nietos de africanos, pero hijos de noruegos y noruegos ellos mismos no los reconocen como tales (no en la realidad). El autor del artículo cierra con una pregunta: Tiene la raza algo que ver? Es algo que los noruegos se niegan a discutir, pero que se ve en todas partes no crees? Tu hijo es blanco, no rubio albino pero blanco al fin y al cabo. Acaso eso no es un factor determinante?
Skummelt!!!

Estos temas son muy complicados y muy sensibles. Noruega es un gran país, pero no es perfecto. Que quede claro que aqui no existe una discriminación tan grande ni generalizada como en otros paises, incluyendo el mio. Pero si no nos atrevemos a discutir, jamás mejoraremos. Y yo, viviendo aqui, me siento con todo el derecho de discutir :)

maga dijo...

Hola, acabo de leer tu post, es super einteresante lo que dices, por ahora no te puedo dejar un comentario muy amplio pues estoy haciendo mi examen, y después de leer tu coment en mi blog vine para acá, es que ni tiempo poara contestar he tenido :( ...pero ya lo haré

un abrazo!