27 nov. 2008

Ponderando opciones


Hace frío estos días, no hemos subido de los 2 grados en toda la semana. Y no estaría tan mal, si no es porque estoy trabajando en un barnehage. Allí trabajo con diferentes grupos de niños, pero jamás jamás con el grupo mas grande que rondan los 5 años.
Para trabajar en un barnehage (además de haber estudiado para eso) es necesario tener paciencia, pero hablo de paciencia de santo. Los niños pueden ser muy lindos, todos rubiecitos, con los ojitos azules, con las vocecitas suavecitas, con las manitas chiquitas, pero pueden convertirse en mounstros terribles en cualquier momento.
Generalmente trabajo con el grupo de 3 años, que ya me conocen bien, demasiado bien en realidad. Quien piensa que los niños son tontitos se equivoca. Ellos saben muy bien cuando estoy contenta y cuando pueden jugar conmigo. Pero también saben cuando estoy cansada y es allí cuando aprovechan para hacer lo que les da la gana. También saben como quitarme la cólera enseguida, una mirada dulce, un abrazo en la pierna, un llanto de bebe y ya estoy tirada a sus piecesitos.
Hay días malos, como el día que uno de los de 5 años me tiró un vaso de agua en la cara y me dio unas ganas terribles de darle una paliza ( obviamente no satisfice mis ganas pero no vuelvo a trabajar en ese grupo por si acaso), o como el día en que uno de los niños de 3 vino corriendo y llorando hacia mi y me trataba de explicar algo agarrando su brazo y no me di cuenta que se había fracturado un hueso!!. En esos días lo único que puedo hacer es respirar profundamente, tomarme unos 3 minutos de paz y seguir trabajando.
Los niños en el barnehage juegan al aire libre un promedio de 3 horas diarias en invierno. Esto quiere decir que juegan mientras llueve a cantaros, nieva, graniza o hay temperaturas de -5°. Cuando juegan deben tener una persona o varias que los cuiden. Una de esas personas soy yo. Cuando trabajo en la librería, trato de vestirme lindo para sentirme bien. En el barnehage es imposible. Allí hay que usar algo cómodo, suelto, caliente, medio viejo, con colores que no resalten tanto pues seguramente tendrás muchas manchas encima. Además hay que usar una casaca a prueba de agua/viento y pantalones de lluvia encima de los normales.
No puedo salir a ningún lado los días de semana, pues cuando salgo de trabajar de lo único que tengo ganas es de sacarme toda la ropa salpicada de pescado y babas y meterme a la ducha. Llego a mi casita tan cansada como después de haber jugado un partido de rugby. Tengo ganas de dormir!!!!

Todo esto para decir que: Estudiar para ser profesora de niños no es una opción.

6 comentarios:

Florencia dijo...

Hola!Qué bueno que andes con tanto trabajo. Yo acabo de escribir (con ayuda de Enna) mi carta de presentación y cv y la clase que viene practicamos para las entrevistas de trabajo ;)
Parece que el barnehage es un trabajo común para extranjeras, Bjørn me dijo que puedo trabajar en uno, pero no tengo ni idea. Qué requisitos te pidieron a vos? Yo ya hace dos años que vengo estudiando noruego sin parar así que espero conseguir trabajo lo antes posible. Besos!

Françoise dijo...

Mira que yo con uno en casa y a veces me quiero ir al manicomio, y eso que aun no habla ni camina, tu te imaginas con mas de 5 niños al tiempo????!!!! Mira que te voy a hacer un monumento!!!

Mila dijo...

Hola peque :)

hacía un montón que no leía tu blog y acabo de re-encontrarlo.
Me parece bárbaro que estés trabajando, aunque el trabajo en un barnehage es difícil (yo duré una semana y no quise más).
Como decís, todos son lindos y dulces, pero las condiciones para trabajar en el patio en pleno invierno..son espantosas para mí..jiji.
Cuando recién llegué acá, mi suegra me recomendó ese tipo de trabajo y lo consideré...pero no se dió hasta más tarde. Menos mal que lo hice a través de Adecco y un contrato por una semana..uff. Me hubiera dado pena dejar algo fijo sin haber comenzado.

Un abrazo desde Ishavsbyen :)

Anti ama de casa desesperada dijo...

Florencia: En realidad en el barnehage donde trabajo buscaban personas que tengan un nivel aceptable de noruego, que sean educadas (utdanning) y que generen confianza. Yo no tenía nada de experiencia en el sector niños, pero me va bien hasta ahora.
Por lo de CVs y entrevistas me parece re bien que estes practicando con Enna, lo mejor es siempre estar preparada.
Consideras la posibilidad de cambiar de apellido?
Un beso

Francoise: con 5?? a veces me toca cuidar a 16 solita!! Me quiero morir!!

Mila: Que bueno que te des una vuelta por aqui. Si, el frio mata realmente, yo no se como los niños no lloran de frio, a mi no me darian ganas de jugar asi.

Florencia dijo...

La verdad es que no considero la opción de cambiarme de apellido. Quiero creer que el título universitario mas tres idiomas extranjeros y noruego sean suficiente. Por otro lado, al cambiar el apellido tenés que cambiar título universitario y pasaporte? Uff, qué lio. Vos lo hiciste? Besos!!

Anti ama de casa desesperada dijo...

Florencia:
Lo del apellido es una cuestión muy personal. Yo no lo he cambiado, aunque consideré la posibilidad cuando vi que muchos conseguían trabajo gracias a eso.
Es definitivo que el apellido noruego ayuda, aunque sea para que te hagan una entrevista.
Lo que pasa conmigo es que no me puedo identificar con otro apellido, me parece tan ajeno... realmente no sabía que tan identificada estaba con mi apellido hasta que pensé en cambiarlo.
Igual un buen Cv siempre pesa no?
Suerte con todo!