20 ene. 2010

Soy mujer, no cosa

Foto de Marubjim (Flirck)
Generalmente hablar con mi mamá es un placer. Pero ayer no fue placentero para nada. Ayer quería pasar mis brazos a través del teléfono y darle una buena sacudida.

Yo sé que a estas alturas ya debería estar acostumbrada a las ideas retrogradas de mis padres, pero escuchar hablar a mi mamá, así, sin ningún problema, que las mujeres pierden su valor cuando no son vírgenes simplemente me hace rabiar!

Claro, ella lo dice bien adornadito (no vayan a pensar que es energumena tampoco): "Pero hijita, yo no comprendo como alguien puede pensar que encontró a su compañero de vida y por eso decide tener intimidad con esa persona, y después qué? se separan, y? qué pasa? qué pasa cuando encuentra a otra persona?, que tiene que ofrecer entonces?"

Lo peor es que no estamos hablando con una mujer que no tiene educación, o que no ha visto el mundo, o que solamente se dedicó a atender al marido! Se trata de alguien que en cualquier lugar del mundo puede ser vista como el resultado de la liberación femenina (alta educación, buen trabajo, buen status, familia "perfecta"). Entonces, me pregunto yo, qué es lo que falla aquí?

Que pena me da que alguien piense que las mujeres somos una especie de mercancía, donde nuestro principal valor radica en un pedazo de tejido celular. Que pena siento de las mujeres que piensan que lo único que tienen que ofrecer es una primera cogida, y no valoran su alma, su inteligencia, sus sentimientos y sus valores. Pero lo que me da mi mamá no es pena, es rabia! Debe ser porque no hablo de una persona X, hablo de mi madre! La mujer que es mi ejemplo! No me pude aguantar y le dije unas cuantas cosas (otra vez) que sé que mucho no le gustaron, pero al menos ahora sabe cuál es mi opinión muy clarito! y hasta le mandé a darle una repasadita a Simon de Beauvoir!

Recuerdo también la típica frase de una amiga mía de la universidad en Perú, cuando me contaba de su enamorado: "Me quiere mucho y, lo más importante, me respeta". Ese "me respeta" implicaba "no tenemos sexo". Digo yo, es que si las parejas tienen sexo, no se "respetan". ¿En qué radica el "respeto"?

Yo no tengo nada en contra de las personas que deciden no tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Creo que es una opción personal, total, cada quien hace con su cuerpo lo que quiere. Lo que me molesta es que estas personas juzguen a las demás porque ellas no tomaron la misma decisión. ¿Quién demonios les dio la corona de la moralidad?

8 comentarios:

Camino al Altar dijo...

Me gusta mucho tu blog, dices la verdad siguie adelante te invito a mi blog, tambien puedes opinar http://todosobremiboda.blogspot.com/

Anti ama de casa desesperada dijo...

Hola Camino al Altar
Me daré una pasada por tu blog porque el título promete :)
Regresa cuando quieras.

Nadia dijo...

uf fatal la conversación con tu madre...

Anti ama de casa desesperada dijo...

Nadia: Si, FATAL! No cambia esta mujer, no cambia!!! Ya le dije que mas parece fundamentalista que otra cosa!

Saga dijo...

Muy bien escrito! A mi me da asco ese tipo de actitudes, como que no tuviéramos más valor, como que no fúeramos seres humanos. Quién pregunta por la virginidad de los hombres? Además, resulta que eso del himen por partes es un mito: la mayoría de las mujeres no sangran en su primer coito, el himen no cubre a la vagina totalmente sino es más como un pliegue que para muchas se estira mucho más antes que tener relaciones.

Disculparás mi comentario medio indignado, pero es que el tema me da iras!

Saludos desde Suecia

Liv dijo...

Hola!
Me sentí muy identificada contigo, casi me imagino teniendo un pleito igualito con mi madre, porque ella así era. Ella era profesionista también, y si bien no viajó mucho, tenía unas ideas que jamás entenderé. Lo bueno, es que te salvaste, la mayoría de las hijas terminan pensando igual que las mamás, yo cuando era adolescente, todavía pensaba que mi virginidad era lo más importante... pero bueno, ya crecí.

Saludos!

Millenia dijo...

Opino lo mismo que tu. Por fortuna ese tipo de ideas ya están cambiando. aunque creo que en latinoamerica no es tan grave como en otros países del medio oriente que es realmente en verdad lo digo horribilante.

Anti ama de casa desesperada dijo...

Chicas! Creo que todas aqui estamos de acuerdo, ojalá que la próxima generación, la que nosotras eduquemos, sea más inteligente y no caigan en los errores del pasado.