6 abr. 2007

Romance Furtivo


Caminaba yo por la concurrida Av. Corrientes en pleno centro de Buenos Aires y entonces lo ví. Lloraba inconsolablemente, olia a todos, daba dos pasitos y volvia a llorar. Había mucha gente rodeandolo pero nadie lo recogía, todos decian "que lindo" y después seguían su camino. No tuve corazón para seguir yo también mi camino y me quedé un ratito con él para ver si alguien se lo llevaba, pero la suerte del cachorro estaba echada, nadie le iba a dar abrigo y seguramente moriría esa noche, de hambre o atropellado por algún coche. Así que me llené de valentia, me agaché, vi que no era un él sino una ella, levanté la mirada para darle a alguien la última oportunidad para adoptarlo y al no tener exito, lo levanté y la puse en mis brazos. Se puso a temblar porque ya empezaba a bajar la temperatura.

Comenzé a caminar, el cachorro dejó de llorar y me miraba como diciendo: "qué me vas a hacer??" Llegué a la casa, subí las escaleras, abrí la puerta, no podía creer lo que estaba haciendo, cómo iba a meter un perrito a mi departamento? después que haría con él? que me iba a decir Trygve? se molestaría conmigo? Todas esas preguntas en mi cabeza.

Entré y mi esposo no estaba, bien! me dije, pospongo la discusión por unas horas!!

Saqué un plato y le serví un poco de leche caliente. De comida mejor nada porque se puede enfermar y no sé que puede comer. El cachorrito apenas llegó al departamento comenzó a investigar su nueva casa, se metió a la cocina, al baño, recorrió todo el living, al dormitorio no pudo entrar porque la puerta estaba cerrada. Luego comenzaron las travesuras, comenzó a morder todo lo que habia: las patas de las sillas, los bolsos, el forro del sofá, los cables de las computadoras y mis dedos de los pies! En eso estabamos, cuando llegó Trygve, abrió la puerta y el perrito se le lanzó encima! el bandido lo conquistó en un segundo, se pusieron a jugar mientras Trygve me pedía explicaciones. Yo le dije: "no te preocupes, es solo por unos dias, hasta conseguirle un dueño, voy a poner un anuncio en internet y también lo llevaré al parque para ver si alguien lo quiere", él estuvo de acuerdo, asi que todo estuvo bien.

Todo bien hasta que fue la hora de dormir, le acomodamos su camita en el living y nos fuimos a la habitación. Cinco minutos después comenzó el drama: llanto!! el perro no se resignaba a quedarse solo, quería seguir jugando. Tratamos de calmarlo pero yo no podía aceptar que se meta a la habitación, después de todo todavia no lo habiamos llevado al veterinario ni lo habiamos bañado. Intentamos e intentamos, pero nada, cada vez que nos ibamos comenzaba a llorar, el cansancio me venció y dije: metamoslo, con tal de que deje de llorar y nos deje dormir!

Jaaaaa! que ilusa era!!! El perro no estaba dispuesto a dejarnos dormir, en la habitación también lloraba! Asi que tuvimos que dormir con un brazo fuera de la cama para que él nos acaricie y nos muerda la mano de rato en rato!

Perro de m...... desperté muy temprano porque él correteaba y hacia ruido. De mal humor toda la mañana porque mi sueño es sagrado. Me propuse firmemente conseguirle un dueño muy pronto. Le compramos comida de cachorro y Trygve se puso nuevamente a jugar con él. Yo tenia un miedo terrible de que me diga: no puede ser nuestro?

A la tarde, después de caminar cuadras y cuadras con el bendito perro, tratando de conseguirle un dueño, una señora lo aceptó. Ni bien dijo sí, se lo entregué, le dije "buena suerte" y emprendí la huida.

Ahhhh gran lección para mi vida: no estoy preparada para perros, menos para un humanito. No por ahora ;)


P.d: cuando le dije a Trygve que ya no teniamos perro, se puso triste. Mi Tryc tiene un corazón de oro!

1 comentario:

Mila dijo...

Peque,
yo creo que hiciste bien en darle refugio por un corto tiempo :). Porque se quedaba en la calle y seguro se moría el pobre.
Como en pocos meses viajas, hubiese sido terrible encariñarse con él y no poder traértelo contigo para acá.

Saludos y God Påske!